Industria 5.0
No hay comentarios

Para muchos, la Industria 4.0 representa la última gran revolución industrial. No obstante, aunque el concepto de Industria 5.0 es relativamente nuevo, la Unión Europea lo ha destacado en varias ocasiones debido a su importancia. Lo considera un motor clave que trasciende los objetivos exclusivos de la eficiencia y la productividad.

La también llamada Quinta Revolución Industrial marca un cambio en el paradigma económico hacia un enfoque centrado en el valor social y el bienestar del trabajador, colocándole en el núcleo del proceso de producción y mejorando la relación entré este y las máquinas.

La Sociedad 5.0

Los conceptos de Industria 5.0 y Sociedad 5.0 están estrechamente relacionados, ya que la Sociedad 5.0 busca equilibrar el desarrollo económico con la resolución de problemas sociales y medioambientales.

Este concepto fue impulsado por el Gobierno de Japón y la federación empresarial Keindanren en 2015, con el objetivo de asegurar que nadie se quedase atrás en una sociedad afectada con por el envejecimiento de la población, la baja tasa de natalidad y la despoblación de áreas rurales, problemas que también comienzan a afectar a las sociedades europeas.

Esta idea se basa en la premisa fundamental de que la tecnología debe orientarse hacia la mejora de la calidad de vida de las personas. Un ejemplo histórico es el invento de la rueda hace más de 5000 años, que transformó el mundo al facilitar el transporte de personas y objetos.

Sin embargo, los avances tecnológicos no siempre han favorecido a la sociedad en su conjunto, si no que a menudo ha servido a los intereses individuales. Es aquí donde cobra importancia el término Sociedad 5.0, que representa una nueva forma de sociedad en la que el desarrollo tecnológico se centra en el ser humano.

En definitiva, la Sociedad 5.0 utiliza las tecnologías creadas por la Industria 4.0 para actuar en favor de las personas, como el Big Data, los robots autónomos, el Internet de las Cosas… Y la Realidad Extendida.

La Industria 5.0

En la Cuarta Revolución Industrial, la supervivencia empresarial se volvió sinónimo de eficiencia y productividad. Esto ha llevado a una amplia automatización de los procesos industriales, con la sustitución de recursos humanos por tecnología de vanguardia.

Industria 5.0

Sin embargo, la Industria 5.0 adopta un enfoque diferente al poner énfasis en la reintegración del factor humano en esta ecuación. Se trata de utilizar la tecnología para favorecer la relación entre las personas y las máquinas en lugar de simplemente reemplazar unas con las otras. En este nuevo escenario, el ser humano se convierte en el protagonista, con la tecnología a su servicio.

Según Forbes, empresas como Whirlpool, Mercedes Benz y BMW han abrazado la visión de la Industria 5.0 hasta tal punto que han llevado a cabo investigaciones exhaustivas no solo para comprender el potencial de la tecnología, sino también para evaluar la rentabilidad de la combinación persona-robot. BMW, por ejemplo, ha descubierto que los equipos que combinan el trabajo humano y el robótico pueden mejorar la productividad hasta en un 80%.

El papel de la Realidad Extendida en la Industria 5.0

Como mencionamos previamente, el surgimiento de la Realidad Extendida tuvo lugar durante la Cuarta Revolución Industrial. Sin embargo, su aplicación se alinea más estrechamente con los objetivos de la Industria 5.0, sirviendo como una herramienta poderosa para mejorar la eficiencia y la seguridad de los trabajadores.

La Realidad Mixta

La Realidad Mixta actúa como un puente entre las capacidades de las máquinas, que ofrecen precisión, velocidad y escalabilidad, y las habilidades humanas, que aportan creatividad y juicio. Su capacidad para superponer datos digitales en el mundo real facilita una colaboración fluida, eficiente e innovadora entre ambos, asegurando así una sinergia óptima.

Industria 5.0

A través de gafas o pantallas de Realidad Mixta, los trabajadores pueden interactuar de manera más intuitiva con la maquinaria, recibiendo información y retroalimentación en tiempo real.

En situaciones donde la precisión es crucial, esta tecnología puede guiar a los trabajadores superponiendo instrucciones paso a paso, asegurando la precisión y, al mismo tiempo, manteniendo la flexibilidad y adaptabilidad de la intervención humana.

Además, en caso de averías o mal funcionamiento de la maquinaria, la Realidad Mixta puede proporcionar una guía rápida a los técnicos a través de procedimientos de diagnóstico, resaltando áreas problemáticas y ofreciendo soluciones. Al reducir el tiempo de inactividad y mejorar la resolución de problemas, esta tecnología garantiza que la colaboración entre humanos y máquinas en la Industria 5.0 sea productiva y sin fricciones.

La Realidad Virtual

La Realidad Virtual se emplea en la Industria 5.0 con el fin de garantizar la capacitación y la seguridad de los empleados. Los trabajadores pueden recibir formación sobre nuevas máquinas o sistemas industriales en un entorno virtual, lo que reduce el riesgo de accidentes y lesiones, al mismo tiempo que mejora la futura relación entre humanos y máquinas.

Industria 5.0

Un ejemplo adicional del uso de la Realidad Virtual es su aplicación en la colaboración en equipo. En este contexto, se trata menos de ejecutar tareas individuales y más de fomentar la interacción entre todos los involucrados, como ingenieros, operarios y clientes. La Realidad Virtual permite que estos grupos intercambien puntos de vista y realicen modificaciones conjuntas, lo que promueve una colaboración más efectiva.

Convergencia entre XR y otras tecnologías

Si bien la Realidad Extendida es en sí transformadora, su convergencia con otras tecnologías de vanguardia amplifica su impacto de manera significativa. Al integrarse con el Internet de las Cosas (IoT), permite la recopilación y el análisis de datos en tiempo real, lo que facilita una toma de decisiones más precisa y rápida.

Imagina a un técnico utilizando gafas de Realidad Mixta mientras inspecciona maquinaria. Con sensores IoT integrados en la maquinaria, estas gafas pueden mostrar datos instantáneos como temperatura, presión y eficiencia operativa, brindando una visión completa del estado de la máquina.

Cuando la Realidad Extendida se combina con el Big Data, las industrias pueden visualizar grandes conjuntos de información en formatos comprensibles. Esto les permite superponer datos complejos en escenarios del mundo real, lo que facilita la planificación estratégica y la previsión de escenarios futuros. Esta sinergia asegura que las industrias puedan reaccionar a los desafíos actuales, pero también estar estratégicamente preparadas para enfrentarse al futuro.

Por otro lado, la convergencia de la Realidad Mixta con tecnologías como la Inteligencia Artificial y la Visión Artificial posibilita la implementación de tareas de verificación inteligente en los procedimientos industriales. Esto resulta especialmente útil en actividades como inspección, auditorías, control de calidad, y verificación de montaje y ensamblado, maximizando así la eficiencia de los procesos.

En definitiva, estamos en un momento en el que el la Industria 5.0 ha llegado para quedarse y las tecnologías de Realidad Extendida, desarrolladas durante la Cuarta Revolución Industrial, se han convertido en las mejores alternativas para colocar a los trabajadores en el centro y para construir puentes entre estos y las máquinas.